Estudiar cosmetología: todo lo que necesitas saber

Oliver Romero
Oliver Romero

Uno de los sectores que más ha crecido en los últimos años es el de la belleza, ya que las personas se preocupan cada día más de su aspecto personal. Es por esto que los profesionales dedicados a la estética son muy demandados y cuentan con un amplio campo laboral.

Si eres alguien con interés en el uso más adecuado de los productos cosméticos, así como de distintos tratamientos estéticos, la cosmetología es tu profesión. Aquí podrás conocer desde la manera de realizar maquillaje profesional hasta aplicar masajes reductores o depilación láser.

Para ser un técnico en cosmetología, puedes cursar estudios de Formación Profesional o hacer un máster y abordar temas como la fisiología de la piel o la forma de hacer un análisis estético. Si estás interesado en estudiar cosmetología, te invito a revisar esta completa guía que te presentamos con todo lo que necesitas saber.

¿Qué es cosmetología?

Es un área del manejo de la apariencia personal, la cual se enfoca en mejorar el aspecto físico de una persona, mediante la aplicación de distintas técnicas. Para esto, se apoya en el uso de productos con ingredientes que actúan sobre la piel, el cabello o las uñas, a fin de hacerlos lucir más saludables y atractivos.

La cosmetología se puede entender como el estudio de la belleza y se ha practicado desde antiguas civilizaciones, como la egipcia. El ser humano siempre ha buscado mostrar una apariencia que se acerque a los patrones de belleza que dominan las distintas sociedades.

Cada vez más, la industria de la belleza busca nuevas técnicas, desarrolladas a partir de estudios científicos, con la finalidad de incidir de manera positiva en la apariencia personal. En la actualidad, la cosmetología se divide en distintas ramas o especialidades:

  • Estética: se enfoca en el cuidado de la piel, ya sea particularmente del rostro o de todo el cuerpo. En la estética facial es donde más se han desarrollado productos para evitar efectos del envejecimiento y corregir imperfecciones.
  • Maquillaje: trabaja el uso del color en distintos productos cosméticos, a fin de cambiar o mejorar la apariencia del rostro.
  • Cabello: se utilizan distintas técnicas así como productos con la finalidad de mantener el cabello saludable y con una apariencia atractiva.
  • Aparatología: tiene que ver con el uso de distintos equipos tecnológicos aplicados a distintos ámbitos de la belleza física. Por ejemplo, cuando se realizan tratamientos estéticos de fototerapia o mesoterapia, entre otros.
  • Cosmiatría: es un enfoque integral de la cosmetología, donde se trabaja tanto con pieles sanas como con alguna patología. Para esto, se utilizan diversas técnicas cosmetológicas que buscan diagnosticar y tratar problemas en la piel a fin de corregirlos.

¿De qué se trata la carrera de cosmetología?

En esta profesión aprenderás técnicas, así como uso de distintos productos y aparatos para el embellecimiento personal. Un cosmetólogo puede dedicarse a diferentes ramas como el maquillaje, el cuidado de la piel o aplicación de tratamientos para mejorar las imperfecciones corporales.

Por otra parte, profesionales de la farmacia o la química puede dedicarse a la formulación de productos cosméticos. Los mismos tienen un gran campo en la industria de la belleza, que está en la constante búsqueda de nuevas combinaciones de compuestos activos que ayuden a mejorar la apariencia personal.

Los técnicos en cosmetología suelen trabajar en centros estéticos aplicando distintas técnicas de embellecimiento. Desde el cuidado de la piel haciendo recomendaciones de productos adaptados a las características de cada persona hasta tratamientos para mejorar la salud de su cabello.

Un profesional de la cosmetología debe conocer aspectos como las propiedades de la piel, manejo de equipos o aplicación de masajes estéticos. Asimismo, debe ser capaz de diseñar planes para el tratamiento estético de sus clientes, que les permitan lograr un aspecto físico sano y atractivo.

Por otra parte, debe aprende a conocer sobre la calidad de los productos cosméticos formulados por distintos laboratorios, que mejor se adaptan a las necesidades de sus clientes. Como los que presenta Académie, laboratorio dedicado por más de 100 años a la fabricación de productos para el cuidado de cualquier tipo de piel.

¿Dónde estudiar la carrera de cosmetología en España?

En el país no existe un grado universitario enfocado en los aspectos de la belleza corporal, pero tienes distintas opciones de estudio. Entre otros, puedes considerar los siguientes:

FP de grado medio en Estética y Belleza

Este tiene una duración de 2.000 horas y aprenderás técnicas de maquillaje, depilación, análisis estético o técnicas de higiene tanto corporal como facial. Estos profesionales están en capacidad de manejar y mantener equipos e instalaciones estéticas en óptimo funcionamiento, así como asesorar al cliente en distintos aspectos de su apariencia personal.

Los técnicos en Estética y Belleza puede hacer maquillaje social, trabajan técnicas de depilación al igual que perfumería y estética de uñas y pies. Estos estudios se pueden cursar en distintos institutos públicos y privados en las distintas comunidades autónomas, siempre que cuenten con la homologación correspondiente.

Grado superior de FP de en Estética Integral y Bienestar

Son profesionales dedicados a la atención integral del aspecto físico, por lo que manejan conocimientos en aparatología o dermoestética. Asimismo, trabajan la estética hidrotermal, masajes de tipo estético, depilación, o micropigmentación.

Los estudios se cursan en institutos homologados, ya sean públicos o privados y tienen una duración de 2.000 horas. Como salidas profesionales pueden ser esteticistas o técnicos de drenaje linfático, masajes estéticos o en bronceado, entre muchos otros.

Por otra parte, son cosmetólogos calificados para ejercer en centros de medicina estética o actuar como asesores cosméticos. Muchos institutos que ofertan el grado oficial tienen tanto la modalidad presencial como mixta (clases teóricas a distancia).

Otra opción a considerar, es tomar las pruebas libres para obtener el grado, para lo cual puedes realizar algunos cursos preparatorios en academias privadas. Esta es una buena opción para personas que ya ejercen profesionalmente en centros estéticos.

Máster en Dermofarmacia y Cosmetología

Las personas que cuentan con un grado universitario, particularmente en el área de la farmacia o la química, pueden realizar un máster para especializarse. En este sentido, uno de los más reconocidos es el ofertado por la Universidad de Barcelona.

El mismo se enfoca a profesionales que quieren dedicarse al desarrollo de productos cosméticos y aplicación de distintos tratamientos corporales o faciales. Los estudios tienen una duración de 2 años y se dicta en modalidad presencial en turno de la tarde, para dar mayor flexibilidad a las personas que requieren conciliar con la vida laboral.

Este máster es de título propio y contempla el acceso de personas sin grado universitario que muestren conocimientos en el área de la cosmetología. En estos casos, se otorga un diploma de Extensión Universitaria.

Materias de cosmetología

La cosmetología abarca una gran cantidad de campos que inciden sobre la apariencia personal, por lo que estos profesionales deben adquirir conocimientos en distintas áreas. Las materias más comunes en la formación de los técnicos en cosmetología, son:

  • Fisiología de la piel: comprende el estudio de la estructura y funcionamiento de la piel, como el órgano más extendido del cuerpo humano. De esta manera, es posible hacer recomendaciones de tratamientos cosméticos que mejor se ajusten a las características particulares de cada cliente.
  • Higiene corporal y facial: se aprenden técnicas para realizar la limpieza adecuada de la piel, tomando en cuenta su funcionamiento tanto en el cuerpo como el rostro. La intención es mantener la salud cutánea y evitar el desarrollo de posibles patologías.
  • Dermoestética: está enfocada a la aplicación de tratamientos para tratar algunas afecciones de la piel o evitar su aparición. Igualmente, comprende técnicas poco invasivas para mejorar los signos del envejecimiento.
  • Aparatología: aprendizaje de técnicas estéticas que involucran el uso de dispositivos o aparatos. Entre estos, hacer drenajes linfáticos por presoterapia, fotodepilación, cavitación para reducción de grasa localizada o microabrasión.
  • Tratamientos estéticos integrales: se trata de utilizar distintos tratamientos cosméticos, a fin de mejorar el aspecto personal del cliente. En este se pueden combinar técnicas de aparatología con aplicación de productos cosméticos y rutinas de cuidado de la piel, entre otros.
  • Cosmética capilar: se aprende sobre el funcionamiento del cuero cabelludo, los problemas cosméticos más frecuente que presenta y los tratamientos más adecuados. Particularmente, se aprenden a manejar productos que ayudan al cuidado y fortalecimiento del cabello.
  • Técnicas de depilación: el profesional en cosmetología aprende sobre las distintas técnicas de eliminación del vello corporal o facial. Esto incluye aplicación de productos cosméticos o uso de aparatos para aplicar depilación láser o fotodepilación.
  • Masajes y drenajes estéticos: se aprenden las técnicas más adecuadas de masajes reductores o estéticos. Asimismo, la aplicación de masoterapia para estimular el sistema circulatorio y combinarla con aparatología para la presoterapia.

Técnico en cosmetología: funciones y cuánto cobran

Un profesional de la cosmetología, puede ejercer su profesión tanto en centros estéticos como peluquerías, balnearios o spas, entre otros. Las funciones particulares que cumple, son:

  • Atención primaria a los clientes a fin de hacer el análisis estético.
  • Hacer mantenimiento de equipos e instalaciones estéticas, así como gestionar el almacenamiento y manejo de los materiales cosméticos a usar en los tratamientos.
  • Asesorar a sus clientes en cuanto a los tratamientos estéticos más adecuados para sus características cutáneas o capilares. Igualmente, hacer recomendaciones sobre higiene y hábitos saludables del cuidado corporal.
  • Diseñar planes de tratamientos estéticos integrales para sus clientes, con base a sus características y necesidades.
  • Aplicar masajes tanto estéticos como linfáticos o reductores.
  • Realizar tanto maquillajes sociales como correctivos, según las preferencias y necesidades del cliente.
  • Aplicar distintas técnicas de manicura y/o pedicura para lograr el embellecimiento tanto de las uñas como los pies.
  • Hacer recomendaciones sobre el uso de perfumes, fragancias y distintos productos naturales, con base a las características del cliente.
  • Aplicación de tratamientos de hidroterapia con las técnicas disponibles en las instalaciones de balnearios y spas.
  • Aplicar o supervisar la aplicación de distintas técnicas de depilación.
  • Utilizar distintas técnicas electroestéticas o de bronceado con luz UV, siguiendo la normativa vigente.
  • Hacer uso de la aparatología en distintos tratamientos estéticos.

Como puedes apreciar, las salidas profesionales de un técnico en cosmetología son bastante amplias. Los mismos tienen posibilidad de ejercer profesionalmente en diferentes centros estéticos o de manera independiente como autónomos.

Se estima, que en promedio un cosmetólogo en España recibe ingresos brutos mensuales, ligeramente por encima de los 1.000 euros. Cuando inician su actividad profesional, suelen percibir de media unos 800 euros mensuales, particularmente al trabajar en centros estéticos.

A medida que gana experiencia y reconocimiento en su trabajo, un técnico en cosmetología con unos 5 años de ejercicio, puede percibir unos 1.600 euros por mes. No obstante, estos ingresos varían en distintas regiones, siendo los salarios un poco más altos en grandes ciudades como Madrid o Barcelona.

¿Cuánto cuesta estudiar cosmetología?

Esto va a depender en gran medida si cursas estudios en instituciones públicas o privadas, así como del tipo de formación que quieras recibir. Los centros públicos se rigen por las tarifas fijadas por los gobiernos de las distintas comunidades autónomas, según el grado de FP que se cursa.

En general, estas tarifas oscilan entre los 300 a 500 euros, siendo posible que debas adquirir tus materiales de trabajo. Para los centros privados, las matrículas se establecen de forma más libre, siendo común que ronden entre los 1.000 a 3.000 euros.

Si optas por realizar el máster en dermoestética y cosmetología, la matrícula asciende a unos 5.000 euros por año. Por otra parte, los cursos de especialización en distintas ramas de la cosmetología suelen estar entre los 500 hasta 2.000 euros aproximadamente.